El origen de Dómino, de FJ Sanz

“El origen de Dómino (3)”, tercer capítulo de este terrible relato de Warhammer

De sus ropas, rudamente desgarradas en un principio, apenas sobrevivían más que negros jirones en torno a sus brazos y piernas. Sus pies desnudos buscaban sostén sobre una mullida alfombra que la salvaba de una segura congelación en contacto con el frío piso. La chimenea era alimentada de manera continua, creando en la estancia una recargada atmósfera de humo y sofocante calor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies